domingo, 7 de noviembre de 2010

Las mujeres y el software

Celebrando mi entrada número 150, este post que me gustó mucho, originalmente escrito para WillyDev.NET

Este post no estaba planeado cuando empecé a escribir en esta sección de WillyDev, pero a razón de un comentario en post anteriores me decidí a escribirlo. Bien pues, no es que piense que tiene caso eso de discutir si mujeres son mejores que hombres en esto de hacer software, no, de hecho no es ese el tema, pero cuando me motivaron a escribir sobre esto recordé un árticulo que lei hace muchos años en DiarioTI, del cual les dejo el link.

Bien, me sorprendió un poco leerlo después de varios años y ver que después de tener más experiencia en metodologías y de haber trabajado con más equipos de trabajo compuestos por hombres y mujeres, ya no estoy tan de acuerdo con frases como que "los hombres hacen código más complicado para parecer más listos" o con otras como que "las mujeres programan código más considerado". Usando frases religiosas uno diria, "en la viña del Señor, hay de todo". Este tema nació de un post y comentario donde hablábamos acerca del escaso número de mujeres que hay en sistemas y además de que de esas pocas, la mayoría termina por querer cargos administrativos, situación que a mí particularmente me resulta una lástima. Hay un rol en especial que me gusta mucho pensar en que es apto especialmente para una mujer, y es el rol de arquitecto (en primer lugar por que es mi rol favorito, en segundo por que yo quiero ejercerlo).  Entrar en luchas feministas aquí no tiene mucho caso, diré simplemente qué pienso que es el cargo justo para una mujer, por que siento que las mujeres nos fijamos en los detalles, prestamos más atención a los riesgos y en efecto somos más consideradas.

En una de mis presentaciones a mis alumnos de pregrado, cuando les cuento sobre el rol de un arquitecto, uso una frase de un arquitecto de edificaciones en la cual se dice que: "La mayoría de arquitectos que construyen edificios extraños lo hace por que hoy las tecnologías permiten hacerlo", eso no tiene mucho sentido, ni en el contexto de las edificaciones, y menos en el del software, como bien termina esa frase "Poder hacer una cosa no legitima el hacerla". Y bueno, a que viene todo eso, resulta que en este camino de tener arquitectos, amigos o cólegas, y compañeros de equipo de trabajo, muchas cosas ve y aprende uno, y en efecto se encuentra con ese tipo de arquitectos que piensa que por que hay técnologías de última generación disponibles entonces "esas son" las que debemos usar, cuando puede que un camino menos elaborado pueda proporcionar una solución incluso más rápida y menos compleja, y en mi corta experiencia este tipo de personajes han sido lastimosamente hombres. Por el contrario, las pocas mujeres cercanas a este cargo o con las habilidades requeridas para ello, son personas en las que uno observa una actitud más razonable, menos impulsiva, más pensada en las necesidades reales que en el solo innovar por innovar, o por parecer demasiado listo.

Ojo caballeros, que no estoy diciendo que así sean todos, simplemente al ser ustedes más "encuentra uno cada personaje!", desde el despreocupado, hasta el que usa siempre la misma propuesta arquitectónica para todo, el que se cree arquitecto por que ha programado toda la vida o por que hizo un curso de arquitectura o el que deja que los demás hagan su trabajo, y son cosas que no quiero afirmar diciendo que son causa del género, usaré una más coloquial y diré que quizá sea por que somos menos y por que las que deverdad queremos hacer ese tipo de funciones somos por tanto muchas menos y más cuidadosas, disciplinadas y dedicadas, de aquí que ese tipo de particulares situaciones no se ven entre nosotras tan a menudo como entre los hombres.

Con respecto a los otros roles diré en su generalidad que lamento bastante ese tema de que las mujeres no persistan mucho en los cargos técnicos, si bien pienso que muchas mujeres juntas en un equipo de trabajo es para problemas, también pienso que somos muy buenas en lo que hacemos, y también que en equipos de muchos hombres, una o dos mujeres dan un "toque" y un equilibrio excelente, para que las cosas no sean tan "escuetas" o "simples" y tengan su parte de humanidad y sensibilidad, que tanto se nos pasa de largo como ingenieros y que tanto necesitan clientes y usuarios a la hora de que demos solución a sus necesidades.
Les contaré que la situación no parece que vaya a cambiar mucho. Yo de hecho observo con tristeza, como a mis salones de clase semestre a semestre llegan cada vez menos mujeres, el tema de la falta de motivación existente en las carreras de pregrado, genera mucha deserción estudiantil en general, pero a la vez el hecho de que pocos docentes tengan la capacidad de transmitir a los alumnos que la programación no es el único camino que tienen en sus vidas, hace que la mayoría de niñas que no son hábiles para programar, piensen que nada harán terminando una carrera en la cual su única perspectiva profesional es esa, gran error, cuando esa misma niña que no es hábil para la lógica abstracta podría ejercer roles desde documentalista, analista funcional o tester, y usar sus habilidades creativas en formas distintas para acercarse incluso a comprender un poco más el que hacer de los que se dedican a programar.

En fin, ampliar el tema no tiene mucho, tengo que decir en apoyo a la niña que me motivó a escribir este post en eso de que las niñas que programan por gusto, son excelentes, la dedicación, disciplina y creatividad que le ponen a este asunto es excelente, y hasta la buena energía. Para mí lástima ya me ha tocado la que no sabe nada de nada y ni se da cuenta que no sabe, pero es como todo, no creo que haya patrones en esto del género, lo que si hay es una muestra mayor o menor de donde poder tomar los ejemplos.
Caballeros, no se enojen, si? :P
Publicar un comentario en la entrada