sábado, 6 de noviembre de 2010

Derechos de autor y software

Bueno aprovechando que ultimamente he retomado tanto el escribir, tocaré este tema de enorme sensibilidad. Sin embargo antes quisiera pedirles a mis lectores amantes del software libre, intentar tomar una postura objetiva y no de gusto. Si bien es evidente en mi blog y participaciones en la red que tengo una alta inclinación por tecnologías propietarias, tampoco tengo nada en contra del software libre, de hecho lo uso mucho, incluso promociono su uso cuando es una buena herramienta.

Bien pues, iniciaré contándoles el por qué decidí escribir de este tema. En mis ratos de ocio en Twitter vi un link que retwitteó @pfsanchez sobre el software libre. En el hablan de 4 libertades fundamentales de los usuarios de software, se las enumero:

1. La libertad de ejecutar un programa de software para cualquier propósito.
2. La libertad de estudiar como trabaja el programa y cambiarlo para que haga lo que usted quiera. El acceso al código fuente es una condición necesaria para ello.
3. La libertad de distribuir copias para que pueda ayudar al prójimo.
4. La libertad de mejorar el programa y publicar sus mejoras y versiones modificadas en general para que se beneficie toda la comunidad.

No empezaré con mis argumentos, solo cambiaré el contexto de estas frases a otros ámbitos, conocidos y sensibles para todos, y por los que sí se hace tanta lucha en todos los medios. Veamos como se siente leer las mismas 4 leyes fundamentales usando no software si no una pieza musical, o mejor, un libro, ¡es más! un best-seller con teorías originales del autor y no tratadas en ningún otro libro.

Libertades fundamentales de los lectores

1. La libertad de leer el libro para cualquier propósito. 
(Ok, no hay problema, ojalá sera una copia legal)

2. La libertad de estudiar como fue hecho el libro y cambiarlo para que diga lo que usted quiera. El acceso al manuscrito es una condición necesaria para ello. 
(!!Momento!! !!Momento!! Si quiere una copia, por favor cómprela, estudie las referencias y todo lo que desee, pero ¿como así que va a modificarlo? ¿para que diga lo que usted quiere? !!!Pero si esas teorías no son suyas!!! !!!Son del autor!!! Se va a ganar una demanda.)

3. La libertad de distribuir copias para que pueda ayudar al prójimo.
( :) !Que bueno! ¿va a comprarle muchos libros al autor? !Eso será excelente!... ¿Ah no? ¿Va a sacarle fotocopias para regalarlas a todo el mundo??? ¿¿¿Qué??? !Que falta de respeto! !Se va a ganar una demanda! )

4. La libertad de mejorar el programa y publicar sus mejoras y versiones modificadas en general para que se beneficie toda la comunidad.
!Es una excelente idea! El conocimiento es en beneficio de la humanidad, pero por favor, si va a lucrarse de eso, pida autorización y haga una negociación con el autor. Si no piensa lucrarse pero igual va a hacer cambios a la obra sean o no mejoras, permita que el dueño de la obra determine eso y además determine si desea que su obra sea modificada y de qué manera.

Les dejo la tarea de tratar de aplicar estos puntos a una obra de arte famosa o una pieza musical, ni siquiera famosa, solo pregúntenle a cualquier artista, si la piratería lo afecta o no lo afecta.

No, para los que piensen que estoy en contra del software libre, o es más para los que piensen siquiera que no tengo idea de que las diferentes licencias de software libre tienen además de derechos, tienen unas obligaciones, les cuento que si estoy muy bien informada, finalmente el hacer software es parte mi profesión, pero saben algo, hay muchos usuarios, y mucha gente del común por ahí, promulgando el uso de software libre y dándose peleas con todo el mundo, sin conocer tan siquiera lo que todas estas cosas implican. 

Si usted amable lector es no solo amante si no experto en software libre, no se enoje conmigo, mi llamado de atención no es para usted que esta bien informado, es para todas las otras personas que además de adorar el tema, no se informan y evangelizan por el mundo sin conocer además de sus libertades fundamentales, sus obligaciones fundamentales.

Puede que los ingenieros de software no les parezcamos a todos tan admirables, eminentes o inspiradores como un escritor, pintor o cantante, pero tenemos tanto derecho sobre los productos que construimos como las personas que se dedican a ese tipo de profesiones (derecho incluso a regalarlo abiertamente que es lo que hacen las comunidades y amantes del software libre), pero es una decisión personal o empresarial, como también lo es que yo decida no compartir el código, pero quizá si permitir el uso de mi software de forma gratuita, ¿Me hace mala no regalarlo? No para nada, de hecho me hace buena con la comunidad (o con los usuarios prefiero decir yo), el permitir su uso libre, pero es que hemos llegado al punto en el que si es software libre además estamos moralmente obligados a compartir el código también, y reitero yo sé que los que de verdad saben de este tema no son tan rígidos, pero estoy tratado de hablarle al que no sabe tanto, para que se enteré un poquito de que todo esto se trata de muchas más cosas que solo código, ¡es que el software no cae del cielo hecho!, se necesita haber estudiado formal o informalmente, se necesita haber invertidos tiempo, se necesitan licencias a veces, empleados, infraestructura, procesos, se necesitan mil cosas, de las cuales la gente del común, ni siquiera se preocupa por enterarse.

Con esta palabra "empresarial" tocaré un tema y es el hecho de que criticar desmedidamente a las empresas que construyen software propietario es un despropósito. Básicamente, construir software es un negocio, un negocio como la creación de obras de cualquier tipo, cada cual decide cual es su modelo de negocio y en eso estaría en todo su derecho. ¿Que tienen muchos recursos? ¿Que son egoístas? ¿Que no piensan en los usuarios? Si claro a veces, nadie dice que no (finalmente nadie es perfecto), pero lo que sí es que cada cual tiene derecho a plantear la forma en que maneja su negocio, e incluso ese tipo de empresas ha entendido con el tiempo, si bien no la necesidad de abandonar su negocio, si el hecho de que los programas de software tan de uso masivo necesitan versiones, no tan costosas o incluso de uso gratuito para el público general, y aunque se sigan guardando sus mejores herramientas para venderlas a un alto costo, eso tiene sentido, es su negocio básicamente, ¿Su mina de oro? Ha pues si, !Que bueno que la encontraron! El punto es que aquí el tema no es de los entes capitalistas o no, si no de respeto por las decisiones de los creadores del software por pertenecer o no a la idea del software libre, como dice @pfsanchez

"Para el mundo del #SoftwareLibre, el problema no es el software privativo, sino las mentes privativas"

Eso es más razonable y con lo que yo estoy más de acuerdo.  Hay empresas que tienen una alta cobertura de ciertos sectores del mercado para los cuales deberían ofrecer opciones económicas, e incluso de uso libre al estar tan posicionados en el día a día del común de la gente, y pienso que eso podrían reconsiderarlo. Pero por Dios, no solo los grandes hacen software y no todos los que hacemos software somos ricos.

Si hoy encuentro que construyo un producto de software que resulta ser acogido entre el público de forma masiva, ¿no creen que es apenas lógico que yo quiera vivir de ello?, obviamente no justifico el abuso de tarifas ni nada por el estilo, simplemente ¿por qué tengo que dar mi código?, ¿acaso no puedo decidir trabajar en ello y hacerlo mejor cada día para que se venda más y vivir de mi trabajo como cualquier otra persona? Pues si eso tiene sentido en pequeño, lo tiene en grande, y creo que lo que intento decir simplemente es que no estoy de acuerdo con la pelea de extremos y mucho menos con que la gente que da esas peleas sean personas desinformadas, que además de no conocer en detalle las obligaciones de todo, no piensa un poco más sobre los derechos de los profesionales que nos dedicamos a esto, que vivimos de esto, como lo hace quiere hacer cualquier otra persona, producto de los frutos de su profesión.

Para terminar diré que en realidad admiro mucho a las comunidades de software libre, pero no a los solo consumidores, no, a la gente que participa activamente, que ayuda a mejorar los productos y comparte las mejoras, y además que respeta los acuerdos planteados por los diferentes tipos de licencias. Yo espero algún día vincularme a un proyecto de este tipo, por que de verdad me parece una labor muy bonita y una bonita opción de trabajo en comunidad y de tener mejores productos sin tanto esfuerzo individual y en beneficio de todos, pero insisto, esa decisión es de cada cual, y no tomarla o tomarla, no te hace ni mejor, ni peor, ni bueno y mucho menos malo.

Sorey García (@soreygarcia)
Publicar un comentario en la entrada