viernes, 18 de diciembre de 2015

Acciones para involucrar a las mujeres en la construcción de tecnología

Este contenido fue publicado originalmente para el portal MujeresDigitales.org

Cada día las mujeres demuestran que aman la tecnología. Aman el internet, sus computadoras, teléfonos inteligentes y todos los nuevos dispositivos que las rodean y hacen sus vidas más fáciles, seguras, productivas y divertidas. En Mujeres Digitales abordamos el tema de la brecha de participación de las mujeres en el uso y la apropiación de la tecnología desde diferentes perspectivas, y su poca participación en la creación de la misma. Por eso, es inevitable que hoy nos preguntemos cómo podemos cambiar el futuro y afectar el presente.

Lo primero que debe lograrse es que los actores involucrados establezcan el enfoque de género en sus agendas. Industria, academia, familias y por supuesto cada mujer como agente de cambio, debe participar, aportar y proponer ideas que transforman los escenarios y las realidades actuales.

Desde hace un par de años este tema ha empezado a despertar interés en empresas y colectivos independientes en Latinoamérica y en Colombia. El 9 de noviembre de 2015 se realizó en Santiago de Chile LAtINiTY, un congreso latinoamericano que reunió a mujeres dedicadas a la tecnología. El evento es un hito, pues propone una agenda común que anualmente convocará diferentes actores para discutir sobre los avances, nuevas alternativas y acciones para disminuir las brechas de género. Se espera que el intercambio de experiencias e iniciativas entre quienes participan ayude a las comunidades a impactar sus entornos.


En escenarios como este existen propuestas para facilitar la inclusión de las mujeres en el campo tecnológico; sin embargo, hay que cuestionarse por qué es necesario.

El entorno actual se transforma a pasos agigantados. La evolución de la tecnología, los dispositivos, el internet y el software hacen que las tareas más cotidianas cambien. Estas propuestas están siendo planteadas principalmente por hombres, por lo cual es lógico que se note la carencia de perspectivas femeninas no sólo en la construcción de los productos, sino también en las necesidades que resuelven y en la forma en que lo hacen.

Cambiar las condiciones actuales es imperioso para que la tecnología contemple las necesidades y perspectivas de esa otra mitad de la población. Las mujeres son consumidoras potenciales y si la industria actual reconoce dicha situación entenderá también que se necesitan ideas de mujeres talentosas que hagan preguntas diferentes, ofrezcan experiencias distintas y propongan nuevas soluciones. En consecuencia, los nuevos productos harán sentir a otras mujeres identificadas y bienvenidas a interactuar, apropiarse y generar más ideas.

Algunas estrategias para empezar a aumentar la participación de las mujeres en la creación de tecnología son bastante conocidas a pesar de que su ejecución recién empieza a materializarse en los países latinoamericanos. A continuación, algunas de ellos:

Transformar el mensaje

Es necesario cambiar la imagen colectiva de las carreras técnicas. Un estudio de Cisco realizado en 2009 menciona que la mayoría de mujeres busca ser creativa e independiente en su ambiente de trabajo, pero que solo el 30% de ellas considera que puede lograrlo dedicándose a carreras basadas en tecnología. El mismo estudio señala que el 90% de ellas busca trabajos en los que pueden ayudar a otros, y que solo el 60% piensa que puede lograrlo con tecnología. El estudio indica que solo la mitad de los padres consideran que la profesión podría servir para el propósito mencionado.

¿Por qué la profesión que está transformando al mundo puede parecer poco creativa? ¿Es posible que las niñas crezcan pensando en ayudar a otros a través de la tecnología, cuando sus principales modelos de rol no lo consideran posible?

Como se ha mencionado antes depende de que todas las personas involucradas trabajen en el tema. Industria y academia deben mostrar la realidad a las nuevas generaciones de una manera más clara y atractiva e involucrar a las familias en el cambio de mentalidad.
Una de las principales ideas a cambiar en el imaginario femenino es que la tecnología es un conjunto de máquinas y algoritmos. Hay que mostrar que la tecnología tiene que ver con conectarse con los problemas y necesidades de la sociedad, crear herramientas que ofrezcan soluciones que impacten positivamente el futuro y entender que el futuro también es suyo.

Esta es una tarea en la que la academia puede ser de gran ayuda. Uno de sus retos es replantear los currículos. Muchas adolescentes suelen ver estos temas como aburridos y desactualizados. Resaltar la creatividad se hace imprescindible para incentivar la participación de las jóvenes. También es necesario enseñar temas relacionados desde la infancia, una idea que, incluso, es respaldada por causas gubernamentales en países como Argentina.

Mejores condiciones de trabajo y equidad salarial

La calidad de los entornos de trabajo representa un gran diferenciador en las empresas de tecnología. Espacios placenteros, prácticos y divertidos se han convertido en una necesidad porque ayuda a tener mayor calidad de vida, aumenta la satisfacción y mejora la productividad de los equipos de trabajo. Este tipo de incentivos ayuda a que las mujeres vean la profesión positiva y atractiva.

Existen demandas adicionales que atender como los horarios flexibles y el teletrabajo, la posibilidad de llevar bebés a las oficinas o contar con guarderías cercanas, lo cual evitaría que las mujeres en etapas tempranas de su maternidad abandonen las carreras profesionales.

Otros temas importantes de índole laboral que necesitan ser revisados, son la inequidad salarial y la idea generalizada de que para ser exitoso se requieren largas jordanas de trabajo. Es innegable que estas situaciones ocurren. Por eso hay que trabajar en la conciencia de las organizaciones sobre el derecho a la igualdad de salario frente a la igualdad de responsabilidades y también en la conciencia de que condiciones de trabajo dignas permiten a las personas el desarrollo de sus vidas sociales y familiares.

Creación de espacios seguros

Un espacio seguro significa un espacio sólo para niñas. En el escenario que tratamos, refiere a espacios enfocados al entrenamiento en tecnología dirigido por mujeres y para mujeres. Algunos detractores plantean que esto genera expectativas falsas para el desempeño en ámbitos reales; sin embargo, es que las niñas y mujeres aprendan en confianza, sin miedo a ser criticadas y sin comparaciones de género. Allí todas las tareas son para mujeres, no existen tareas "para hombres", y por lo tanto hay que resolver los retos que se presentan. Y aunque estos espacios no son un fiel reflejo de la realidad, con ellos se persigue la idea de entrenar en las habilidades requeridas y capacitar en las herramientas necesarias para que las mujeres puedan desempeñarse correctamente al enfrentarse a entornos reales en compañía de hombres.

Generación y exposición de modelos de rol

Los modelos de rol son personas que inciden sobre los pensamientos y decisiones de las niñas y adolescentes, por su valor inspirador o su ejemplo de vida. Mujeres famosas y representativas en el campo de la tecnología son modelos de rol; sin embargo, su trabajo no es reconocido actualmente.

Una manera sencilla de presentar modelos de rol viene desde el hogar, donde las madres con su conocimiento y uso de las herramientas pueden promover e inspirar la apropiación, descubrimiento y creación de nuevas ideas. De ahí la importancia de la participación de la familia y la necesidad del conocimiento de los padres en la forma como la tecnología evoluciona y afecta las vidas de sus hijas.

En las escuelas, las maestras y maestros pueden convertirse en inspiradores que promueven la tecnología en las aulas de clases, como herramientas que posibilitan crear, impactar y cambiar el mundo de formas creativas y divertidas, sin que dedicarse a ello se convierta en un aspecto negativo. Además, es posible mostrar la labor de las profesionales cercanas dedicadas a tecnología, con carreras exitosas y brillantes futuros, que enseñen a las adolescentes que las ideas de éxito no son tan lejanas y que son mujeres que se desarrollan en diferentes aspectos de sus vidas y son felices con lo que hacen.

En este punto vale la pena recordar que la apariencia fría y de personas obsesionadas con la tecnología, es reforzada a través de los estereotipos geek y nerd generados por el entorno. Durante una entrevista en GALs, programa de Microsoft en Channel 9 sobre Mujeres en Tecnología, un grupo de mujeres de Francia, Colombia y Túnez, opinaron sobre la diferencia de perspectivas, acerca de ser catalogado como geek o nerd. Este tema no es tomado por todas como un aspecto negativo, sin embargo, para las nuevas generaciones, se ha transformado en una de las causas de desmotivación para no vincularse a carreras tecnológicas.

Mejorar este punto tiene que ver con un trabajo de parte de las familias y escuelas, en la generación de la autoconfianza de las niñas y adolescentes, y en enseñarles cómo sin importar su apariencia, pueden desempeñar cualquier rol y tarea que se propongan.

Mejorar las habilidades blandas en las organizaciones

Una entrevista realizada por Mujeres Digitales a la consultora de equipos de trabajo Ingrid Astiz de Argentina, mostró un punto adicional e importante a tratar, y que puede impactar aún más, no solo el futuro, sino los escenarios actuales de las mujeres que se desempeñan en tecnología: mejorar las habilidades blandas en los equipos de trabajo.

Laboralmente se conocen dos tipos de habilidades: duras y blandas. Las primeras refieren a conocimiento técnico y específico de la tarea que se desempeña, las segundas en cambio son competencias conductuales y son conocidas como habilidades interpersonales. Estas incluyen competencias como habilidades de autonomía, liderazgo, coherencia, integridad, capacidad de atención y de escucha, autorregulación, interés, curiosidad, autenticidad, responsabilidad personal y social, capacidad de reflexión, proactividad, pasión, motivación intrínseca, lógica divergente, humildad, aprendizaje continuo, empatía, capacidad de síntesis y de argumentación, gestión del tiempo y confianza.

Mejorar este tipo de habilidades impacta los escenarios laborales. Transformaciones básicas en las habilidades de comunicación de los equipos, hacen que el respeto y la apertura a las ideas inicien el cambio de mentalidad frente a algunos de los paradigmas de género, haciendo sentir a las mujeres más cómodas para expresar sus ideas, ser escuchadas y aportar con su experiencia a la construcción de su entorno.



La tecnología es humana. Igual que otras áreas de trabajo o de conocimiento, necesita acciones incluyentes para generar participación igualitaria de las mujeres, de manera que sus perspectivas tengan la misma posibilidad de impactar el mundo, mejorar la vida de otras personas y decidir sobre el futuro, en el ámbito global.

--------------------------

Fuentes
Little Miss Geek de Belinda Palmar
http://www.amazon.com/gp/product/B009K8BKUM
Women in Engineering - Book 1: Inspire and Close the Gender Gap
http://www.amazon.com/gp/product/B00M0RQJK6
Want more girls to be interested in computer science? Change some classroom stereotypes (Artículo y referencias del artículo)
https://theconversation.com/want-more-girls-to-be-interested-in-computer-science-change-some-classroom-stereotypes-47136
Creación de "espacios seguros" para niñas adolescentes
http://www.popcouncil.org/uploads/pdfs/TABriefs/39_SafeSpaces_es.pdf
Women and ICT: Why are girls still not attracted to ICT studies and careers?
http://newsroom.cisco.com/dlls/2009/ekits/Women_ICT_Whitepaper.pdf
Publicar un comentario