miércoles, 29 de agosto de 2012

Sobre lo que no está de moda en el escenario de la movilidad



Hace unos días participando del primer Super Happy Dev House en Colombia, usaba mi espacio en los Lightning Talks para hablar acerca del otro lado de movilidad, el lado no tan divertido y no tan de moda como lo es la tendencia por las apps, apps y más apps.

Bien, resulta que hace unos días, parte de mi trabajo consiste en definir la estrategia de movilidad de la compañia para la que trabajo, en esa aventura me he enfrentado a temas diferentes a los que resultan la preocupación de todos los que buscan entrar a una tienda de aplicaciones y ser exitosos con una aplicación popular, me he encontrado, o más bien re encontrado con el mundo móvil de la empresa, aquel entorno que apalanca procesos de negocio productivos y no tan de cara al cliente externo, si no más bien a los clientes internos de las organizaciones, es decir a todos aquellos que operan en la cadena productiva y que hacen que el producto o servicio final sea posible.

Pues bien, sucede que ahí todo es un poco más diferente. Actualmente las atención de programadores, muchas casas de software y proveedores de tecnología, esta marcada entorno al desarrollo de aplicaciones para las tiendas, esto conlleva una serie de retos entre los cuales están la elección de plataformas nativas o transversales, o bien aplicaciones web para móvil, las curvas de aprendizaje, los constantes cambios de versiones en los sistemas operativos de las plataformas móviles más comunes, el seguimiento de los standares web por parte de los exploradores disposibles en los dispositivos, entre otros.

La razón de todo esto no es más que la ya anunciada masificación del uso de dispositivos móviles (notebooks, ultrabooks, tablets, smartphones, etc...) y la consumerización de IT que está forzando a las organizaciones antes apáticas y aisladas en sus propios negocios, a vincularse a la tarea de ser actores involucrados en la promoción del uso de las tecnologías móviles, antes que en su prohibición en los entornos empresariales.

Pues bien, ese no es el tema ni mucho menos del que vengo a hablar, más bien, quisiera dejarles en el aire algunas ideas sobre otros escenarios de la computación móvil donde dichas preocupaciones o bien pierden validez (a la fecha), o donde sencillamente son aun más inciertas.

El escenario es sencillo de comprender, la movilidad no solo apalanca la masificación de las modas de redes sociales, compartir contenido o tener a mano herramientas ofimáticas, la movilidad abarca temas como poder llevar los escenarios de negocio a la calle, usar dispositivos móviles en lugares agrestes o acompañar procesos de negocios donde se requieren personas de contexturas fisicas fuertes para ser realizadas.

La posibilidad de tener datos en cualquier lugar hace que muchos procesos de negocio de las organizaciones sean suceptibles de ser implementados usando dispositivos móviles, sin embargo allí los retos son un poco diferentes: la resistencia de los dispositivos a los tratos fuertes, la necesidad de accesorios de entrada de datos que permitan la agilidad y comodidad de los trabajadores, antes que el estilo o la elegancia, la necesidad de comunicación por medios diferentes a la telefonía celular, la impresión térmica en sitio, los dispositivos lectores de diferentes códigos estándares, el ahorro de bateria para largas jornadas de trabajo, hacen que los smartphones y tablets tan de moda hoy en día, no tengan la mayor parte de atención en este tipo de escenarios.

Los retos entonces son diferentes, ¿que sistemas operativos, tecnologías o lenguajes hay disponibles? Para pesar de muchos, el 80% (o más) de los dispositivos usados para este tipo de labores y otras de negocio de cara al cliente como los kioskos de publicación de contenido o las terminales de atención al cliente en restaurantes y tiendas, cuentan con sistema operativo Windows, si, Windows CE, Windows Mobile, Windows Embedded, una base instalada que puede poner traspies a cualquier novato que pretenda solucionar las mismas necesidades queriendo usar solo nuevas tecnologias. En estos ambientes las opciones de tecnologías nativas son limitadas, o se usan los lenguajes de Microsoft o bien C++.

Ahora, en este escenario surgen varias preguntas, ¿Hasta cuando la plataforma de Microsoft va a tener este nivel de cubrimiento del mundo móvil corporativo, siendo que el mismo Microsoft hoy trabaja sobre Windows 8, y lo ofrece como una excelente plataforma de liviana y moderna? ¿Que piensan los fabricantes de este tipo de dispositivos, continuarán con este sistema operativo, irán rumbo a Windows 8? ¿Optarán por alternativas como Android para estos dispositivos en el futuro? ¿Cuán inmediato es ese futuro? ¿Estarán los clientes dispuestos a migrar su base instalada por un cambio de sistema operativo? ¿A qué costo humano y económico?

Pues bien, en este escenario nos encontramos que una opción prudente podrían ser las herramientas que ofrecen una solución transversal, haga su aplicación una vez, use HTML5 y algún lenguaje complementario y publique en todos los dispositivos y sistemas operativos, tanto los nuevos dirigidos a aplicaciones, como los de base de negocio como Window CE, Embedded y demás.

Eso suena bien, uno se emociona y piensa, ¡Genial! Suplimos las necesidades actuales y estamos preparados por si el escenario cambia. Pero es demasiado bueno para ser cierto, los retos son montones, hay cantidad de plataformas de ese tipo, seleccionar cual es la empresa correcta, el soporte correcto y si tendrán futuro, es un problema. Además dichas plataformas tienen un alcance limitado, y pueden acceder a algunas cosas en común en los dispositivos, no en todos tendrán acceso a todo lo que hay disponible, y eso habrá que tenerlo en cuenta.

Por otro lado, el lenguaje base cual será, C++, C#, Ruby, Javascript, o cualquier otro, lo típico para la interfaz HTML5. ¿Cuantos desarrolladores hay con ese tipo de conocimiento mixto? Pero la última es aún mejor, ¿cuantos de esos que saben lo que se necesita están dispuestos a trabajar en una empresa?, sabiendo que pueden ser emprendedores en estos nuevos escenarios que tantas oportunidades están ofreciendo a quienes, siendo pocos como ellos, pueden emprender por su cuenta.

Definitivamente, el escenario, está lleno de incertidumbres, de temas que muchos quizá ni tienen en mente que deben considerar y que podrían resultar un verdadero dolor de cabeza. 

Creo que solo alcanzo a dar pequeñas luces de aquellas cosas a las que se enfrenta una compañia hoy en día tratando de definir su estrategia futura en un momento donde todo evoluciona y cualquier cosa puede pasar súbitamente y dejar a tecnologías y compañías en posiciones de ventaja o desventaja que pueden afectar nuestras elecciones tecnológicas. Mi recomendación es, tómese su tiempo, estudie su propio escenario y ecosistema, no hay una regla general para abordar esta situación, pregúntese cual es el conocimiento disponible, a donde se dirige su organización, que persiguen y cuales son sus retos futuros, y sobre todo, cuanto está dispuesta a invertir la administración en tomar una estrategia moderna y disruptiva, o cuan austera puede ser.

No tengo ni mucho menos útlimas palabras en esto, así que cualquiera de sus comentarios, será bien recibido para bien y en absoluto aprendizaje.

Hasta la próxima.

Sorey
Publicar un comentario