sábado, 2 de abril de 2011

Entendiendo la computación en la nube (I)


La computación en la nube es desde hace algún tiempo, otro de esos temás que andan de boca en boca.

Todos quieren saber que es, pero pocos se toman el trabajo de entenderlo, y aunque la verdad es que no es tan complicado, muchos creen que por el hecho de no ser un tema realmente nuevo, ya lo saben todo al respecto, equivocándose hasta en los conceptos más básicos.

Antes de entrar al cualquier debate sobre si este tema es moda o necesidad, o cuales son los riesgos de adoptarlo, tratemos de entender de la forma más simple que es "La computación en la nube".

Intenté buscar una definición formal y simple y entre tanta información encontré algunas frases de esas que me gustan y que ayudan a entender el tema a "cualquier persona".

Pues bien, por computación deberíamos entender todo aquello relacionado con el software y el hardware, tanto a nivel de su uso como a nivel de su implementación, es decir, por software podriamos tener aplicaciones de software propias de un negocio, o genéricas, tales como sistemas operativos, herramientas de oficina, sistemas de atención al cliente, o de gestión de almacenamiento remoto, entre otras, y por hardware todo lo relacionado con infraestructura, es decir maquinas, procesadores (capacidad de procesamiento, núcleos), memoria RAM, canales de comunicación (ancho de banda), firewalls, espacio de almacenamiento de datos y todo lo demás que pueda derivarse de allí.

Ahora veamos, el término "nube" además de ser alusivo a que los servicios que usamos están ubicados en un sitio remoto que puede ser internet (nube pública) o un datacenter interno dentro de una empresa (nube privada), también puede asociarse a que los servicios ofrecidos por los proveedores de este tipo de tecnología, pueden ser diferentes, variados y flexibles, como las nubes.

En la anterior definición he usado otra de la palabras importantes en este tema y es "servicios". El paradigma de computación en la nube plantea diferentes tipos de prestación de servicios que a modo general son conocidas como XaaS o EaaS (X as a Service o Everything as a Service) con el fin de dar a entender que todo puede estar en la nube, y ese todo puede entenderse a través de 3 grandes categorias:

SaaS (Software as a Service): El software como servicio refiere al uso o utilización de un aplicación de software publicada en la red por un proveedor. Este tipo de servicios se contrata generalmente por el número de usuarios que tienen acceso a la aplicación y tambien por las funcionalidades que se tienen disponibles dentro del aplicativo.

PaaS (Platform as a Service): La plataforma como servicio refiere a la contratación de un espacio en la red donde desplegar o publicar las aplicaciones propias. Estas aplicaciones deben ser desarrolladas con las tecnologías que soporta el proveedor del servicio. La diferencia de este tipo de servicio con el servicio de hosting tradicional, es que las condiciones bajo las que se encuentra nuestra aplicación (capacidad de almacenamiento y atención de conexiones) puede alterarse en el tiempo (aumentarse o disminuir) con el fin de pagar unicamente por aquello que necesitamos de acuerdo a la demanda de nuestra aplicación, o bien, de nuestro presupuesto.

IaaS (Infrastucture as a Service): La infraestructura como servicio refiere a el alquiler de máquinas sobre las cuales se podrán instalar aplicaciones, donde el licenciamiento corre por nuestra cuenta, el proveedor de este servicio pone a nuestra disposicion dispositivos de harware y canales de comunicación, de los cuales podemos pagar solo por aquello de que decidamos consumir y como en el anterior podemos aumentar o disminuir de acuerdo a nuestra necesidad y/o presupuesto. En este caso algunas aplicaciones como el sistema operativo pueden ser alquiladas igualmente al proveedor o bien subir nuestras propias licencias de acuerdo a las posibilidades indicadas por el proveedor.

Bien, hasta este punto, es bastante comprensible, podría decirse que no hay algo nuevo, es más bien una reconceptualización de servicios existentes, situación que ha sido posibilitada por la evolución del internet y de las tecnologías de virtualización, sin embargo, el tema de computación en la nube, va mucho más allá que solo el concepto técnico y necesita ser entendido bajo diferentes opticas, tales como: los escenarios adecuados para su uso dentro de los diferentes tipos de empresas, las categorias que podrían ser adecuadas de implementar según los escenarios existentes, los riesgos de que las organizaciones publiquen su información en la nube, la atención y cuidado de los contratos con los proveedores de este tipo de servicios y los diferentes cambios culturales que pueden generar este tipo de implementaciones dentro de la áreas de tecnologías de información, entre otras.

Nos vemos en el próximo post.

Sorey García (@soreygarcia)
Publicar un comentario