jueves, 29 de julio de 2010

A un sentimiento no compartido

Saludos,

Para que pueda estar en contexto amable lector, por favor remitase al blog de la señorita Laura Camila Caro, querida amiga que escribe en su blog una serie de pensamientos que aunque no siempre comparto, siempre son placenteros de leer, bueno no cuando le tocan a uno donde le duele o en algo que quiere. :P

Intente dar respuesta al post de Laura, "Oda a la libertad laboral" pero por alguna razón Google me saca error.

Mi blog, es algo más técnico y cuando como hoy me da por hablar de lo que pienso es bastante safado y emocional, digo las cosas tal cual como las pienso, por eso perdone usted si después de leer lo bien escrito del post que lo invito a leer antes de continuar, no encuentra ese mismo sentimiento o dedicación al escrito en mis palabras. Mi emotiva respuesta aquí.

Que lástima para algo más, no estar de acuerdo con vos. Respetable y hasta bonito tu punto de vista, pero tiene sus sesgos, lógicos debido a tu experiencia, quizá por eso lo de muy personal (de Twitter). Pero frases como y "ojo entre más grande sea la empresa" son más bien generales y no personales.

Se empleado es una cosa que hay que vivir, y algunos tenemos bonitas experiencias con el tema, de sentido de pertenencia, de trabajo en equipo, de aprendizaje, de crecimiento continuo, de bienestar, de compromiso con una causa que resulta con el tiempo importandote. Si, cierto, no a todos les va bien, y si, cierto todos tenemos malos ratos, procesos de adaptación donde queremos mandarlo todo al carajo, pero solo el tiempo, el buen tiempo y la madurez que este ofrece para "algunas cosas" te empieza a mostrar que no todo es malo, y que tienes un enorme privilegio en estar en bonitas empresas, que si piensan en el bienestar de las personas, en que eres humano y tienes una vida, sueños, ganas de ser partícipe, de crecer profesionalmente e incluso de alcanzar tus sueños, y aun más de usar esa creatividad en beneficio si de su empresa y si, en beneficio propio y de tu familia, por que resulta que piensan hasta en los seres que te rodean. El infierno dantesco de las malas empresas, lo he pasado, si, yo diria un 50%/50% de las veces que he sido empleada, y si me atrevo a postear en un momento que no me interesa hacerlo, es por que si bien como fuiste enfática en que esto es un escrito personal, yo lamento con el corazón que no hayas podido tener la bonita experiencia de estar en un lugar donde a pesar de que trabajas, además un día, de repende y sin saber por que, comienzas a sentirte, parte de algo, parte de una familia, parte de ese equipo de personas que te rodean, y no solo parte de un mounstruo capitalista que come gente y los hace infelices a costa de su sacrificio. No, así tampoco es, y no siempre he estado en una empresa grande, antes en "Mi Trebol" estuve en una empresa, privada y pequeña, que pasó a ser mediana mientras estuve allí, y las lagrimas que lloramos 200 empleados el día que todo acabó no son fruto de salvajismo o esclavitud, o de lo que sufrimos al desperdiciar nuestra vida en esa empresa, por el contrario, fue producto de la encantadora magia de sentirse parte de algo, de querer levantarse a trabajar y visitar a tus clientes en nombre de tu empresa, de mostrarte como persona y crecer allí, de hacer tu trabajo, de aprender de los mejores que estan allí... esas cosas son algo invaluable. Creo que tu propuesta del trabajo independiente tambien es muy valiosa, y puede que sea una necesidad, sin embargo para quienes te lean, lo único que quiero dejar escrito aquí, es que hay opciones, las hay, igual de valiosas, igual de hermosas, que te hacen crecer profesionalmente, aprender con mucha certeza a trabajar en equipo y moldear tu caracter, y aprender eso de que la vida no es como uno quiere siempre, que tambien es una gran lección, y sobre todo que te permite tener un gran bienestar personal y familiar. Y eso no es malo, es solo otra forma de ver las cosas, de una buena forma, a veces sin tanta lucha, y no soy precisamente de las que le gusta todo fácil, pero creo que hay muchas bonitas y agradables formas de ver la vida, y de explotar los sueños y las capacidades de distintas maneras. En fin, una emotiva opinión, pero igual de personal.

Un último comentario es que no, esto no es nada repetitivo, es una absoluta aventura, todo un reto, pero como todas las cosas de la vida, depende de cada cual como las vive, si se amarga por todo lo que le sucede o si disfruta las cosas que le pasan, todo depende no más que de su fuero interno. Por cierto, en este ámbito tambien se alcanza la realización profesional, y las prioridades secas que planteas, no son solo esas, hay muchas, muchisimas más.


Trabajar en una empresa, pequeña, mediana, grande. No siempre es la aventura maravillosa, algunos gracias a Dios tenemos esa bonita experiencia, y tenemos montones de amigos que tambien la tienen y que son personas muy felices con ello, no siempre por que tengan una vacia concepción de la vida, solo por que para algunos así es la realización personal.

Nunca planifiqué mi vida, no planeé haber pasado por donde pasé, o estar donde estoy, las cosas fueron pasando, por buenas o malas razones, hoy, estoy donde estoy, y después de una nada fácil proceso de adaptación nuevamente siento en el corazón ese sentido de pertenencia que logran sembrarte en el alma, cuando además de darte una oportunidad y de que creen en ti, te apoyan, te hacen crecer y estas en un entorno donde las personas que trabajan contigo se sienten bien de estar en el lugar que estan y por esa razón trabajan con mucho entusiasmo. Es un buen camino tambien y para quienes deseen seguirlo, lo es, y es maravilloso, te prepara enormemente para muchas cosas en el ámbito profesional, para aprender a tratar a las personas y ser parte de un equipo de trabajo, para aprender de adaptación al cambio y sobre todo de tener una visión de algunas cosas que podrías tomar un día para tener tu propia empresa. Valoro mucho las personas independientes, en especial por tengo amigos como Laura, a quien admiro, por su tenacidad. Con lo que nunca voy a estar de acuerdo es con los sesgos o con tratar de mostrar una cosa más mala que otra solo por que no va con el pensamiento que uno tiene, y obviar las cosas maravillosas que tienen esas otras formas de pensar.

Así soy yo, un poco emotiva, y en este momento que tengo ese sentimiento de ser feliz nuevamente por pertenecer a una buena empresa pues, sentí la necesidad de no dejarme en la cabeza lo que pienso al respecto.

;)

3 comentarios:

Azumilong dijo...

Mi trabajo no determina la persona que soy, es una parte de mi configuración como ser humano, una de tantas aristas que conforman un individuo, mi trabajo no determina si soy creativa o no, si disfruto de la vida o no, si tengo tiempo para mi familia o no, ni siquiera define mis inclinaciones políticas o ideológicas, mi trabajo es eso, un trabajo. Muchas veces estoy en completo acuerdo con lo que hago, me reconforta el alma, me hace feliz, otras veces no lo apruebo, ni lo comparto, pero lo acepto como parte de la diferencia.

La vida está llena de experiencias, de retos individuales, personales y profesionales, cada episodio que uno vive ejerciendo su profesión trae errores, caídas, enojos y sobretodo aprendizajes, concuerdo con Sore cuando dice que “todas las cosas de la vida, depende de cada cual como las vive” veamos el lado amable, las personas bonitas que nos rodean, los momentos pequeños, lo insignificante del cotidiano, lo que reconforta y hace feliz. La perspectiva de la vida uno se la pone, la abre a grandes posibilidades y retos o la cierra a la amargura, la inconformidad y el ahogo. Lo sé por experiencia, porque si uno no le pone chispa a todo lo que hace, indiferente si es en empresa grande, mediana o pequeña, capitalista o socialista, se vuelve un autómata, un ser sin luz con el alma muerta, marchita.

Indiferente si los empleos son o no son buenos la discusión es más profunda, habla de la felicidad de eso que todos añoramos y que no cae del cielo, sin importar las condiciones de la vida, (porque por ahí dicen que somos seres en falta que nunca estaremos completos) uno la vive como quiere y se busca sus pedacitos de felicidad o amargura todos los días en todo lo que hace.

Sorey Garcia dijo...

Uh que dulce, me gusta como escribes :)

Diego Armando Ruiz Giraldo dijo...

Definitivamente, muy respetable el punto de vista de Laura, sin embargo no es precisamente mi opinion. Siempre he trabajado para alguna organización y siempre he pasado de una más pequeña a una más grande. Todas y cada una de estas experiencias me han permitido forjarme con profesional y como ser humano.
Que lastima que algunos le toquen oficinas diminutas, que lastima que algunos no sean creativos al trabajar para otros, que lastima que le hayan tocado compañeros tan aburridos. Pero a mi, me han tocado oficinas amplias, de mi creatividad e iniciativa depende muchos proyectos de mi empresa y gracias a mis compañeros siento que cada mañana llego a mi segundo hogar.
Muchos hablan de su alma mater como si fuese el centro de su vida, algunos aun no se desprenden de la univesidad y quisieran vivir en este entorno pero, debemos madurar y enfrentar la realidad de la vida. La verdadera universidad para mi, ha estado en cada empresa que he trabajado, cada cargo que he ocupado y cada proyecto que sacado adelante, esa para mi es la escencia que me mantiene creativo, el ser capaz de resolver los problemas que otros tienen y hacerlo de la mejor forma posible, es alli donde me encuentro libre, libre de decidir, de opinar, de preguntar, pero sobre todo, libre de ser yo mismo.